Whatsapp 521 3311 93 2000

El estrés en la vida cotidiana y como manejarlo

Muchas veces escuchamos a las personas comentar que no saben reaccionar ante ciertas situaciones, eh incluso nosotros mismos podemos sentir que nos pasa esto, claro, la forma en como lo conocemos y nombramos es… Estrés, desafortunadamente pasamos tanto tiempo en estos estados y es por eso, que te escribo este post, para que puedas reconocerlo, saber que hacer y cómo reducirlo.

Para ello es necesario conocer ciertas cosas que a continuación te explicaré. Lo primero es saber lo que esto significa, nos referimos al estrés como el estado de cansancio mental provocado por la exigencia, los ruidos excesivos, incluso la mala alimentación.

Estrés en la vida cotidiana y cómo manejarlo

Cuando vives el estrés puedes darte cuenta que tu rendimiento es muy por debajo de lo normal, no puedes concentrarte, te irritas con facilidad, incluso parece que el día trascurre muy lento o muy rápido.

El estrés cotidiano, puede presentarse desde casa debido a las actividades cotidianas que son necesarias realizar antes de salir de casa, por ejemplo, el atender a los hijos, llevarlo al colegio, ir al trabajo, etc.

Pero tranquila, no todo es malo en lo que a estrés se refiere, porque también hay tipos de estrés, negativo o positivo, así es, has leído bien, existe también el estrés positivo, este es el que nos permite seguir adelante, eh incluso nos puede servir como una motivación para poder llegar a lograr nuestros objetivos y el estrés negativo es el que nos nubla las ideas, el que no nos deja pensar con libertad y el que nos hace sentir como que no tenemos otras opciones, esto nos puede ocasionar problemas de inestabilidad emocional, irritabilidad, ser explosivos, problemas de salud; migraña, colitis, gastritis, etc.

Es por ello que quiero compartirles cómo podemos mejorar nuestro rendimiento diario y relajarnos durante el transcurso del día para poder mejorar nuestro desempeño.

 


Ejercicios de relajación

 

  1. Meditaciones cortas:

Meditación corta, esta es muy sencilla, solo te tomara unos minutos poder realizarla, puedes llevarla a cabo en cualquier lugar donde te encuentres, solo necesitas sentarte con la espalda recta, si estas sentado si no, también puedes hacerla de pie.

Ahora cierras tus ojos por unos momentos, mientras dices en voz baja… “Decido estar tranquilo y estoy en paz” mientras vas dejando que todos los pensamientos salgan de nuestra mente, es necesario repetirlo de cinco a ocho veces y dejar que los pensamientos vayan saliendo por si solos para lograr dejar nuestra mente con solo la frase “Decido estar tranquilo y estoy en paz”, acompañado de respiraciones lentas, suaves y prolongadas, una vez logrado, puedes continuar con tus actividades cotidianas y veras que te dará mucha tranquilidad y despejara tu mente.

“Es posible que al principio te sea un poco complicado, pero cada vez será más sencillo.”                   

 

  1. Respiraciones:

Déjame decirte, cuando nos estresamos reducimos el oxígeno que entra en nuestra mente, así que también se estresa nuestro cerebro y por ello le es más difícil el poder concentrarnos y resolver problemas, es por ello que ahora te explicaré una técnica muy útil para oxigenar tu cerebro y poder relajarte, con mayor facilidad.

Muchas veces puede parecer difícil o complicado el poder realizar respiraciones profundas, sin embargo, una vez que las practicas, podrás darte cuenta lo fácil que es. Solo es cuestión de tomarnos un tiempo pequeño para poder realizar nuestras respiraciones profundas, estoy hablando de un espacio de 3 a 5 minutos, nada del otro mundo, claro que si lo deseas puedes incrementar el tiempo y las repeticiones.

Lo primero es… que prefieres, ojos abiertos o cerrados “Yo recomiendo cerrarlos, así evitaras los distractores” suponiendo que tienes lo ojos cerrados, ahora presta atención a la forma en que respiras, me refiero a revisar si tu respiración es corta “Solo llega al pecho” o si profunda “Llega hasta el abdomen”  ahora vas a inhalar por tu nariz, buscando que el aire valla hasta tu abdomen, imagina que tienes un globo y lo estas inflando, una vez que esté lleno de aire, cotaras en tu mente hasta 5, ahora toca soltar el aire de forma lenta y suave por tu boca, sentirás como ese globo se va quedando sin aire.

Cuando sientas que está completamente vacío, simplemente contaras de nuevo hasta 5 antes de volver a llenarlo de aire.

Inhala profundo…. Sostén el aire 5 segundos, soltarlo lentamente, dejar en vacío 5 segundos, repite de nuevo.

Respirar de esta manera es una forma saludable re ayudar a nuestro cerebro a que este relajado y tranquilo.

Recuerda… puedes practicar esta respiración incluso cuando no estés pasando momentos de estrés, ya que, de hacerlo así, es una forma de programar a tu cuerpo para que reduzca los momentos e intensidad del estrés.

Puedes utilizar, cualquiera o ambos de los ejercicios que antes explique, usa el que te sea más sencillo, así mantendrás tu mente más tiempo en estado de tranquilidad, lo cual te ayudará a poder concentrarte más y por mayor tiempo.

 

Toma en consideración una cosa, es posible que al principio pueda parecer un poco complicado, sobre todo porque estas implementando una herramienta nueva a tu vida, así que tu continua.  Si por ejemplo te das cuenta que en algún momento de cualquiera de ambos ejercicios te desconcentras, piensas en otras cosas o estas escuchando mucho ruido, tú despreocúpate, retomas el ejercicio desde el inicio.

 

Recuerda que esto sumará calidad a tu vida y a las personas que te rodena, además de mejorar tu salud.

Así que ya lo sabes…

Respira, respira, respira.